miércoles, 24 de agosto de 2016

Reforma sistema pensiones. Mi propuesta. Parte1


     El gobierno, el Congreso y todo tipo de organizaciones se encuentran analizando y diseñando propuestas para reformar el sistema de pensiones, a partir de la explosión del tema en las últimas semanas, gatillada por un lado por las bajas pensiones que está dando el sistema y por el otro, la pensión millonaria de una funcionaria de Gendarmería, la Sra. Olate, adscrita a otro sistema, mal llamado de reparto, en que el Estado debe aportar con el 90% de su financiamiento.

     Como he estado por años deambulando por nuestro sistema previsional y su intrincada normativa, creo poder aportar con mi propia propuesta. La presentaré en 3 partes, para no extender cada publicación más allá de lo razonablemente digerible.

     El gobierno se vio enfrentado a la necesidad no sólo de abordar el tema en profundidad, sino aceleradamente dada la efervescencia social que se ha producido. Mérito del movimiento “No + AFP” que, si bien considero está con un enfoque equivocado, con marchas masivas, coloridas y sin desórdenes, ha puesto el problema en primera prioridad nacional, de lo que me alegro.

     La Presidenta Bachelet anunció la determinación del Gobierno de abordar el tema y dio  ciertas directrices para el análisis en el anuncio realizado el pasado 9 de agosto.

Diagnóstico y visiones compartidas

     Parece haber un amplio consenso que:

·         Las pensiones que se están obteniendo en la mayoría de los casos son paupérrimas y están condenando a muchas personas a una vejez de pobreza.

·         El sistema vigente requiere ser reformulado con urgencia.

·         Debe poder aumentarse las pensiones en forma inmediata, pues el problema lo tenemos hoy y no es algo que vaya a ocurrir a futuro.

·         La cotización actual del 10% del sueldo imponible es insuficiente.

·         Las pensiones deben ser financiadas en forma tripartita por cotizaciones personales, por aporte patronal y del Estado.

·         La propuesta de la Presidenta de aumentar la cotización en 5% del sueldo imponible de responsabilidad del empleador ha tenido en general, buena acogida. En forma gradual en un período no mayor a 10 años. Suscribo la propuesta.

·         La solución debe encontrarse por medio de un amplio debate nacional, logrando un gran y mayoritario acuerdo.

Las discrepancias

     Deberán ser cuidadosa y fríamente analizadas y evaluadas durante el proceso.

Ø  El destino de ese 5% adicional. Unos dicen debe ir 100% en ayuda de los más desposeídos. Otros, todo a las cuentas individuales. Y creo que una buena parte (me incluyo) que debe ser distribuido con lógica y equidad.

Ø  Las causas de las bajas pensiones. Muchos encuentran que las causantes son las AFP y, sin medias tintas, abogan por su total eliminación. “NO + AFP. El diagnóstico de las causas es vital para encontrar una solución apropiada y viable en el largo plazo.

Ø  Lo que hay detrás de los conceptos “sistema solidario” y “seguridad social”, muy asociados a los sistemas de pensiones.

PONIENDO EL TEMA EN CONTEXTO

      Son muchos los considerandos que hay que tomar en cuenta para abordar el problema. Destacaré algunos que me parecen de especial relevancia:

·         Al 30 junio de 2016, la suma de los fondos de pensiones era de 167.836 millones de dólares, de los cuales sólo 1/3 corresponde al aporte de los cotizantes, y 2/3 a la rentabilidad obtenida. O sea las AFP multiplicaron por 3 los aportes de los trabajadores. Dicho de otra forma, el sistema de capitalización individual tiene 3 veces mayores recursos para financiar pensiones que uno de reparto, en el que lo que se recauda se distribuye inmediatamente para pagar las  jubilaciones (no genera rentabilidad).

·         Según la Superintendencia de Pensiones (SP), a Junio 2016, las pensiones promedio, considerando sólo la parte autofinanciada, fueron:

·         Sistema capitalización individual: $207.382

·         Sistema de reparto antiguo (IPS): $203.842

     Considerando los aportes estatales, esos montos suben apenas a $220.296 y $233.236 respectivamente.

     Esas cifras no incluyen las 172.531 pensiones financiadas totalmente con el Aporte Pilar Solidario (estatal, reforma del 2008) y cuyo monto a partir del 1 de julio de 2016 es de $93.543.

     El punto: ambos sistemas parecidos e igualmente malos. Luego: ¿será cierto que el problema está en las AFP?

·         Las cifras hay que manejarlas con seriedad. Se escucha decir que si las personas en edad laboral se divide por el número de pensionados, el sistema de reparto funciona. A junio de 2016 esa relación era de 5,68, y por lo tanto con una cotización algo menor al 20%, da para pagar pensiones en promedio igual al de las rentas imponibles.

·         Pero resulta que a ese mismo mes (y así ha sido siempre), sólo el 51% de los afiliados a los sistemas previsionales cotizó. Y si hoy, que es para financiar la propia pensión, la mitad de las personas no cotiza, menor es el incentivo si esa cotización es para pagar la pensión de los ya jubilados. Por lo tanto, la cifra que hay que considerar resulta de dividir la cantidad de cotizantes por la de pensionados, y esa relación es de apenas 2,96. O sea, 3 activos deberían financiar a un pensionado en un sistema de reparto, situación que como es sabido, irá empeorando en el tiempo por el aumento de las expectativas de vida y baja tasa de natalidad. Eso es inviable.

·         Hablar de “sistema de AFP” es un error. Ellas son meras administradoras de los fondos cotizados, recaudándolos, rentabilizándolos y luego pagando las pensiones o transfiriendo el capital a una aseguradora si el pensionado opta por una renta vitalicia. El sistema es “de capitalización individual”.

·         Algo claro: el sistema de capitalización individual no tiene ningún componente solidario. Eso trató de corregirse en la reforma del 2008 pero con fondos del fisco (impuestos de todos los chilenos) y fue insuficiente.

·         Datos de importancia: a partir del 1 de julio de 2016, el pilar solidario creado en la reforma de 2008 tiene los siguientes valores:

ü  Pensión básica solidaria (PBS): $93.543 (la mínima asegurada a todos quienes se pensionan). Si alguien puede financiar una pensión por un monto menor, el estado pone la diferencia.

ü  Pensión máxima con aporte solidario: $304.062 (sobre ese monto no hay aporte estatal). Hay una forma para calcular el aporte solidario; no es que las pensiones se lleven a ese monto.

·         Los cálculos los realizo tomando la foto de junio de 2016, con valores oficiales de la Superintendencia de Pensiones, considerando tanto cotizantes como pensionados la suma de ambos sistemas (AFP+INP), dado que es la situación real hoy y que los afiliados al antiguo sistema irán desapareciendo en el tiempo (hoy son 668.178. En diciembre 2010 eran 761.855).

·         Esos cálculos deben ser proyectados en el tiempo haciendo los cálculos actuariales correspondientes.

·         Sobre el aumento de cotización, casi 2/3 de personas consultadas (encuesta) indicaron que debería ir a mejorar sus propias pensiones (cuentas individuales). No afloró un sentido mayoritario de solidaridad.

·         Encuestas muestran que sólo 1/3 de los chilenos sabe que el capital cotizado en las AFP le pertenece (muchos creen son de las AFP o del Estado). Un alto porcentaje no sabe en qué fondo está y algunos hasta ignoran en que AFP están cotizando.

Un caso patético fue la declaración del senador Navarro en el programa MHCC, que ante la pregunta del conductor si sabía qué comisiones le cobraba su AFP, indicó:

“Me importa un bledo lo que me cobra mi AFP. Yo quiero cambiar el sistema”.

El conductor, Matías del Río le comentó que si él que era senador de la República no sabía esos datos, ¿qué podía esperarse de los demás chilenos?

Queremos cambiar un modelo sobre el que la ignorancia es impactante.

·         En mi artículo anterior comenté el error del diputado Espinosa en la misma Cámara, al decir que el año 2008 los cotizantes perdieron la mitad de sus ahorros, cuando esa cifra (40%) corresponde solamente a quienes estaban en el Fondo A. Pues bien, en el mismo programa y el mismo senador Navarro, no sólo dio el mismo dato, sino que agregó, “el sistema te robó la mitad de tus fondos”, como si las AFP se hubieran embolsado ese capital. Espero que en el debate nacional, no se manejen las cifras y argumentos al antojo y según la conveniencia de cada cual, caso contrario, no llegaremos a buen puerto.

·         Y por último, actitudes difíciles de entender:

ü  Se habla de comisiones usureras de las AFP. Con la competencia introducida en la reforma de 2008, bajaron significativamente quienes ganaron la licitación. La última, de Planvital, es de 0,41% lo que a mi juicio es muy baja. La mayor, Provida, 1,54%. ¿Cuántos se cambiaron a Planvital en busca de menores comisiones?: poquísimos.

ü  Y el vocero de No + AFP, Don Luis Mesina, hizo un llamado a que todos se cambiaran al Fondo E para dar un duro golpe a las AFP. Un absurdo que puede perjudicar los propios trabajadores. Lo que debería haber hecho es sugerir que todos se cambiaran a Planvital por sus menores comisiones. Está claro que la meta pareciera ser destruir las AFP relegando la mejoría de las pensiones a un segundo plano. Y ponen en sus argumentos el cuestionamiento del modelo económico.

MI APORTE: UNA PROPUESTA

     Las bases sobre las que he trabajado:

a)      Considerando de justicia introducir el concepto de solidaridad intergeneracional: que quienes trabajan hoy aporten a los jubilados de hoy.

b)      La propuesta de aumentar la cotización en 5% del sueldo imponible con cargo al empleador que me parece apropiada.

c)      Tender a simplificar el sistema previsional, hoy complejo y muy difícil de entender para la mayoría de las personas.

d)      Soy contrario a separar en grupos los beneficios, como hablar del 80% más pobre (Comisión Bravo). Se presta a manejo de las fichas de precariedad para caer en el grupo de los favorecidos. Y es injusto: el que esté en el 79% de menos recursos y el que pertenezca al 81%, tienen una situación económica casi idéntica. Y el primero es elegible para el beneficio y el segundo, no. Simplicidad y eliminación de resquicios que permiten burlar los sistemas.

e)      El principio que además del compromiso solidario, quienes aporten a la mayor cotización también reciban por lo menos parte de los beneficios (mejores pensiones).

f)       Es imposible pensar que con el mínimo  esfuerzo personal se obtengan buenas pensiones.

g)      Aumentar el tope imponible de 74,3 UF a 109,8 UF como lo propuso la Comisión Bravo. Eso tiene impacto fiscal al ser libre de impuestos.

h)      Tratar de eliminar incentivos perversos que tiene el sistema actual.

i)        Calcular las pensiones con mecanismos humanamente correctos y no matemáticamente perfectos haciendo abstracción que se trata de los ingresos de los ancianos para su subsistencia. Me refiero a la normativa como calcular las pensiones mediante el incomprensible y nefasto “CNU”.

j)        Poner nuevos recursos a ser administrados por las AFP causaría un rechazo en muchos. Por lo tanto debe pensarse sean manejados por otro ente de carácter estatal.

LA PROPUESTA. PARTE 1

     Los datos base para las cifras que se muestran, los pongo como tablas al final para no llenar el artículo de números. Corresponden a información oficial de la SP.

     En esta Parte 1 se muestra el destino del 3% del aporte adicional de 5%.

     En la Parte 2 le daré destino al otro 2%, y en la 3, comentaré otras propuesta que fueron hechas por la Presidenta.

     La propuesta para ese ítem es la siguiente:

A.      La cotización adicional del 3% va a un fondo común, llamémosle Fondo Común Solidario (FCS).

B.      El Fondo será administrado 100% por el Estado, ya sea por medio de la propuesta de una AFP Estatal o el nombre e institucionalidad que se determine. Se fija una comisión de administración de 0,41%, igual a lo que cobra actualmente Planvital y que casualmente es la misma establecida en el sistema sueco.

C.      Se eliminan los conceptos de pensión básica solidaria (PBS) y aporte previsional solidario (APS), manteniendo el actual aporte estatal en cuanto a monto, el que se suma al FCS.

D.     Mensualmente se distribuye el monto total recaudado en partes iguales y entre todos los pensionados. Todos quienes cotizan colaboran y, a futuro, también tendrán los  beneficios del FCS.

     No se hace distinción entre los distintos tipos de pensiones: vejez, vejez anticipada, sobrevivencia, invalidez, orfandad. Ni por sexo, edad o nivel de ingresos. Todos parten de un piso que es de $118.234 (4,54 UF).

Se podrá decir: ¿y dónde está la solidaridad? En que cada cual aporta en la medida de sus ingresos.  Quien gana $200.000 su aporte será de $6.000 y el que tiene un  sueldo de $2.000.000, aportará con $60.000. Y ambos, al pensionarse, recibirán el mismo monto.

E.      Todos los pensionados recibirán una pensión que será la suma de su parte autofinanciada más los $118.234 provenientes del FCS.




F.     El efecto es inmediato, con la salvedad que si te toma el plazo de 10 años para la implementación total del sistema, ese fondo estará en régimen el año 6. Se puede implantar en forma paulatina entre los años 1 a 6 con un esquema del siguiente tipo (cálculos preliminares según información de página WEB de SP):

·         El primer año, solamente subir las pensiones de quienes tengan la PBS: de $93.543 a $118.234 (26%).

·         A partir del segundo año y hasta el 4º, subir las pensiones del grupo con beneficio de APS (pensiones inferiores a $304.062, la máxima con APS): con una pensión base de $118.234 más la pensión autofinanciada.

·         El 5º año, aplicar el mismo criterio a quienes tengan una pensión entre $304.062 y $422.296

·         Y al 6º año el sistema está en régimen y la modalidad propuesta se aplica a todos los pensionados.

      Otra opción es que desde el principio el Estado asuma la diferencia los primeros años con fondos fiscales.     En ese último caso, el primer año el aporte estatal adicional sería de 0,72% del PIB, bajando linealmente hasta 0 el año 6.

     En el Informe Comisión Bravo, alternativa A, se indica que el mayor aporte del Estado sería del 0,2% del PIB en forma permanente. En la presente propuesta,  el mayor aporte es sólo por los 5 primeros años. A régimen, no requiere aportes estatales adicionales.

G.     Como resultado, las pensiones actuales y futuras se verían incrementadas como se muestra en el siguiente gráfico (hacer "click para aumentar tamaño):

 



     Quien no haya cotizado nunca, tendría una pensión mínima garantizada de $118.234 (4,54 UF) en vez de los actuales $93.543, un aumento de 26%. La Comisión Bravo proponía aumentar la PBS en un 20%.

     Aquí se observa uno de los incentivos perversos del actual sistema: recibe la misma pensión quien no ha cotizado nunca como quien pudiera financiar una pensión de $60.000, lo que equivale a tener unos 12 milones de pesos en su cuenta de capitalización individual. El sistema propuesto corrige esta situación.

     El aumento porcentual de las pensiones de los casos expuestos se muestra a continuación. El porcentaje disminuye a medida que las pensiones son más altas.

 H.     Otra opción, que tiendo a no compartir, es mantener el actual sistema de PBS y APS y solamente aumentar la pensión en forma igualitaria correspondiente a la mayor cotización del 3% que son $64.636 por pensionado, y las nuevas pensiones serían las siguientes:





     En este caso la pensión básica solidaria aumentaría a $158.179, un 69% de incremento.

I.        La parte de la pensión financiada por el FCS será pagada al beneficiario  directamente por el nuevo organismo estatal creado, mientras que las autofinanciadas, serían pagadas por la AFP o la aseguradora en caso de las rentas vitalicias, como se hace actualmente.

     En el próximo artículo haré la propuesta de cómo manejar el 2% restante de la cotización adicional.



TABLAS DE DATOS Y CÁLCULOS











11 comentarios:

  1. Felicitaciones Victor por impulsar una buena idea para nosotros los futuros ancianitos (cuarta edad) .
    Saludos cordiales
    GRM

    ResponderEliminar
  2. Grande Pelaito !! No te mueras nunca ¡!
    Juan Iglesias

    ResponderEliminar
  3. Te felicito papito �� PRRS

    ResponderEliminar
  4. Una sola diferencia con tu planteamiento…
    Creo que las pensiones bajas deben salir de Impuestos Generales, no ser un “impuesto” a los que cotizan… Ya que deja afuera del aporte a todos los “honorarios” y a todos los que teniendo una Pyme o Consultora no se autocotizan, incentivando el trabajo “a la negra”(informal)… El resultado será que al final, estos que pudiendo cotizar no lo hacen, pondrán la poruña al no haber juntado su propio fondo, pasando colados como casi indigentes… y eso, no es correcto!
    Sdj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comento: obviamente el sistema debe obligar que coticen quienes tienen ingresos (honorarios o pymes). Así está dicho en la reforma del 2008 y los han ido chuteando no entiendo la razón.

      Y, si quienes pudiendo cotizar no lo hacen, recibirán una pensión de sólo $118.234. Y si cotizan, recibirán ese valor más la pensión que corresponda a lo que hayan capitalizado.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Estimado Victor
    Felicitaciones por tu dedicacion al tema ,aportes constructivos al mismo y mantenernos informados al respecto
    Consulta:
    Cual es tu opinion para el caso de los ya pensionados ( tu y yo p. ej. )en cuanto a si independiente de lo que se haga nos afectara de alguna manera
    gracias de antemano
    Joaquín H.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquín. Con casi seguridad, negativamente no nos afectará en nada. Todo seguiría tal cual está ahora. Pero con mi propuesta, a partir del año 6, nuestra pensión subiría en $118.234 producto del 3% de cotización adicional. Me imagino que habrá resistencia para aplicar el concepto para pensiones "altas".
      Sobre el destino del otro 2%, aún lo estoy evaluando, pero en principio creo no nos afectará ni para bien ni para mal.
      Saludos.

      Eliminar
    2. gracias Victor
      concuerdo en que sera dificil que se aplique a "pensiones altas"
      saludos
      Joaquín

      Eliminar
  6. HOLA VÍCTOR:
    EXCELENTE Y CLARIFICADOR TRABAJO!!!!!! FELICITACIONES Y GRACIAS POR SER UNA VOZ NEUTRAL Y TÉCNICA.
    CARIÑOS A USTEDES,
    ANA MARÍA RAMÍREZ Z.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Victor
    Buscaba sin encontrar alguien que pudiera informar para proponer. Al parecer todos ocultan información no se si por desconocimiento (No creo) o por mala intención, Hoy Felices y Forrados están de moda y lanzan ideas mezclando peras con manzanas para hacerla comentarios sensacionalistas. Para mi hay cosas base en las odiosas comparaciones (corrígeme si estoy equivocado) :si se cotizara por el monto del sistema antiguo en las AFP habría el doble de fondos en las cuentas individuales y se jubilaria con el doble; El sistema antiguo no se hacia cargo de quienes no tenían los periodo mínimos de cotizaciones; no permitía lagunas en los últimos años y los dineros aportados por quienes no calificaban para pensión iban a la bolsa general.
    Los que no calificaban sacaban 0 pesos. Ahora si beneficiaba la pensión por el tipo de calculo para la proyección en base a los últimos años y no al fondo acumulado.
    Gracias nuevamente y seguiré tus comentarios, puedo compartir en otras redes??

    graciasss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge: es como dices: si se cotizara el doble en las AFP, las pensiones serían el doble. Ni más ni menos.
      Y también comparto lo que dices del sistema antiguo.
      Sobre FyF: estoy atento a sus recomendaciones de cambio de fondos. Llevo el control desde el 19 de junio de 2012. Y haberse mantenido en cualquiera de los 5 fondos, hubiera sido mejor que hacerle caso a los cambios que han propuesto. De repente tienen buenas ideas, como abonar a la cuenta 1 millón al momento de nacer. Pero otras ideas son martingalas.
      Ningún problema compartas mis publicaciones.
      Saludos.

      Eliminar